Audiencia Provincial de Barcelona


2000-2009 | Barcelona, España | Equipamientos

Audiencia Provincial de Barcelona

El edificio recoge la escala de las piezas próximas de este tramo de la ciudad y genera un frente conjunto y definitorio, dando un final al trazado del Passeig Lluís Companys, en la intersección con el Passeig Pujades, confrontándose al Parque de la Ciutadela y el Museo de Zoología.

Un espacio urbano público de forma triangular con una superfície de 2000m2 actua como pieza bisagra entre dos estructuras de trama urbana: el Eixample y el Born, y como antesala y foyer exterior que penetra dentro del edificio de forma visual dada su transparencia.

La arquitectura del edificio, se pone al servicio de la ciudad mediante un porche a lo largo de toda la fachada abierta del Passeig Lluís Companys, que hace más amable la problemática de la trinchera generada a partir de la sección de la balustrada limítrofe del paseo con el edificio existente.

Contra posibles esquemas de dos volúmenes diferenciados uno para la Audiencia Provincial y el otro para los juzgados Sociales y de Contenciosos Administrativos, que abocan a la conclusión de una planta de pequeña dimensión y con un consumo muy alto de superficie de los elementos de comunicación vertical, configuran una organización espacial abordando de manera integral el continente de la Justícia, con la nueva manera de entender y aplicar la arquitectura judicial.

Desde el planteamiento de una extrusión en la especialidad interior, la luz se convierte en la materia prima del edificio.

La macla volumétrica resultante de la explosión interior permite adaptar la volumetría en las alturas de la C/ Comerç y Passeig Picasso. Finalmente y a modo de remate, el retranqueo de las dos últimas plantas habilita la entrada de luz reflejada y alegre de sur, sin dejar pasar el sol mediante unos grandes lucernarios, en parte, practicables. Dichos lucernarios permitirían el de desenfumaje y convertirían este gran espacio, en caso de incendio, en un patio abierto cenitalmente. Además, complementa una reserva de espacio para las instalaciones a cubierta.

La propia sección del espacio interior del edificio genera los dos testeros que se revalorizan convirtiéndose en fachadas principales dejando entrever el funcionamiento interno.

El volumen  se estratifica por la función y el uso y por el desplazamiento de la luz en la sección, dado que es la luz que da entidad diferenciadora a cada una de las secciones.

El criterio de disposición del programa funcional alrededor de dos anillos concéntricos de circulación, genera un mecanismo altamente eficaz de comunicaciones internas privativas y circulaciones del público, alrededor de un espacio escalonado, de manera que siempre se encuentran asistidas por la luz natural.

La ascensión vertical del público por este espacio, queda solucionada por diversas escaleras mecánicas y por unos ascensores estratégicamente ubicados en planta que a la vez permiten el acceso a las diversas plataformas de relación, salas de espera y accesos puntuales restringidos.

Este conjunto de planes cambiados, además de dotar de un cierto dinamismo al espacio resultante, ayuda a controlar la acústica del gran vestíbulo.

La distribución del programa se desarrolla en diversas variantes muy estudiadas de unidades base (Unidades Procesales de Soporte Directo, tanto de la Audiencia como de los Juzgados) en función de su ubicación dentro del edificio.

El devenir de una estructura de origen modular, la disposición interna de las piezas, permitiría diversas variaciones al tiempo y también  el albergar cualquier otro uso: Otros equipamientos públicos o privados, el uso hotelero e incluso, el uso de vivienda.

Por motivos arqueológicos nos colocamos encima de una huella del edificio existente sin agotar su ocupación. Con la intención de no profundizar más allá de la fundamentación de la edificación actual, ajustamos las dimensiones del programa en planta -1.

Con lejanas referencias del instituto Francés, al Noticiero Universal, al Gobierno Civil de Tarragona o bien a la propia Ciudad de la Justicia de Barcelona; el texturizado de la piel de piedra filita plata es ligeramente diferente en cuanto a la colocación de la cubierta marcando la vertical en el ritmo de las ventanas abierta al Passeig Picasso y a la C/ Comerç y marcando la horizontal  abierta el Paseo Lluís Companys.

Las ventanas a Companys, fachada de orientación N-O, buscan la luz proyectándose al exterior con un marco invisible, mientras que en la fachada opuesta, las ventanas se invierten y buscamos la sombra, rehusando el sol directo hacia el interior.

La optimización de los recorridos de circulaciones y la distribución del programa en planta, ha permitido una reducción del 8% sobre la superficie del programa de partida con una relevancia en el aspecto económico importante.

Els dos cossos de l’edifici es contrapesen simbolitzant la Balança i la Justícia.

Los dos cuerpos del edificio se contrapesan simbolizando la Balanza y la Justícia.



Dirección:

Related Projects