Casa-Estudio para un Fotógrafo 1


Casa-Estudio para un Fotógrafo 1

Durante un cierto tiempo ayudé a mi hermano José Manuel, fotógrafo de moda, a localizar un emplazamiento donde construir su residencia y lugar de trabajo. Finalmente, lo encontramos en Llampaies, un pueblo del alto Ampurdán.

Consistía en un recinto a modo de era, en el que existía semiderruido un pequeño granero de planta cuadrada, construido en piedra y orientado al mediodía.

La primera decisión fue mantener y reconstruir la antigua edificación y elaborar el proyecto desde la fragmentación, de un modo similar a como se producen algunas arquitecturas rurales. La antigua edificación de casi 5 metros de altura, que dispondría de una nueva cubierta inclinada escondida entre los muros, se convertiría en la zona de estar de la vivienda. Junto a ella, y ligeramente girado, aparecería un nuevo volumen cúbico que albergaría la zona de noche. Un tercer cuerpo de muy baja altura que conecta los anteriores recoge las entradas y actúa como zaguán-comedor con la cocina al fondo. Su azotea, entre los muros de las otras edificaciones, podrá ser utilizada como solárium.

En la parte posterior del terreno, aprovechando un desnivel de tres metros de altura, y resguardando el conjunto del viento del norte, surge la gran caja ciega destinada a plató fotográfico. Este espacio, cuyas dimensiones venían prefijadas por mi hermano, se estructura desde la sección de su cubierta, permitiendo la colocación casi central del espacio captador de luz, así como la máxima altura y profundidad de campo en el fondo del plató tratado en gris. En el extremo opuesto, otro gran lucernario a poniente permitirá invadir el estudio con la luz cálida del atardecer. Unas telas guiadas por cables permitirán graduar y tamizar la luz natural.

En el extremo sur del patio-jardín, frente a las otras edificaciones, se levanta una pequeña construcción de madera destinada a pabellón de invitados. Se ilumina mediante un ventanal que se abre a la veranda y una pequeña grieta en el techo sobre el baño.

Finalmente, lo que da sentido a la intervención arquitectónica es el tratamiento del espacio exterior; el antiguo vallado del recinto se cubre de madreselvas y dos pequeños grupos de árboles, siete encinas a poniente y siete acacias (robinias) a levante, ayudarán a conseguir una cierta magia, similar a la que mostraba una antigua fotografía de este lugar, utilizado como recinto de la fiesta mayor del pueblo.

Los materiales utilizados, tableros de cemento, vigas de hormigón, perfiles metálicos, revoco de cal, fábrica de gero o de bloque, tableros de madera o pavimentos construidos in situ, mantendrán su textura original.

En cuanto a las instalaciones, se ha evitado la realización de regatas, disponiéndolas entre los muros interiores portantes y los forros exteriores. La calefacción por suelo radiante utiliza el propio pavimento de hormigón como acumulador de calor.

Algunos elementos móviles, como correderas, guillotinas contrapesadas o persianas activadas por pistones de aire comprimido, ayudarán a relacionar el interior y el exterior, consiguiendo espacios intermedios como porches o terrazas.

En el proceso de obra se han ido abandonando algunas propuestas originales con el fin de lograr una máxima economía, eliminando aquellas partidas de obra que no fueran estrictamente necesarias. El resultado ha sido un coste total inferior a las 60 000 pesetas/m2.

Para el estudio, este proyecto ha tenido un mayor aliciente pues, en este caso, algo que los arquitectos hacemos con una sana intención que es confundir al cliente, ha permitido reconocer aún mejor al que será el habitante de estos espacios.



Dirección:

Related Projects