Concurso Valley of Life (2º Premio)


2010-2019 | Turquía | Paisajismo

Concurso Valley of Life (2º Premio)

Comprendemos Estambul como una ciudad de agua, no solo porque está enmarcada geográficamente por dos mares, el Bosforo también conocido como el estrecho de Estambul y sus diversos valles que se encuentran alrededor, pero además como una ciudad que fue construida sobre una cultura urbana que en esencia floreció alrededor de infraestructura pública que define el núcleo de la vida pública.

Un arquetipo de espacios de ocio público y parques en Constantinopla, Estambul es el de los parques lineales: pintorescos valles y prados que rodean los parques que al final se interceptan con el Bosforo, partes de la naturaleza embellecida y mejorada, fuentes, quioscos y plazas, ambos para el beneficio de la aristocracia y el pueblo. Esta fuera de tradiciones tales como Beykoz, Göksu o  Kağıthane, tal que el Valley of Life en principio es tratado como un parque preservado, mejorado y embellecido que tiene el deber de mantener el encanto de futuras generaciones.

La creación de un parque para el siglo XXI en Beylikdüzü, su contenido y forma sobre todo han sido construidos sobre tradiciones paisajistas turcas – principalmente mejorando atmosferas naturales con la ayuda de soluciones orgánicas – pero igualmente en balance con arquetipos sociales, urbanos y arquitectónicos que definen las raíces de las tradiciones locales de la vida pública. Si Constantinopla es considerada como un mosaico de diversos barrios ramificados por una intricada infraestructura hídrica de acueductos y fuentes, nosotros discutimos que la vida pública evoluciona alrededor de un tipo de cuadrado oriental, vagamente definido que en esencia contiene una mezcla de elementos diarios, espirituales y sociales en contacto directo con agua: fuentes que distribuyen el agua esencial como puntos de encuentro de la vida cotidiana, las mezquitas como centro de vida espiritual con sus fuentes de ablución para la limpieza, y a menudo, adyacentes  cafés del barrio, espacios que proporcionaban un nuevo tipo de vida pública fuera de la rutina de trabajo, familia y vida espiritual, lugares de intercambio social y de debates políticos, que son un fenómeno continuo desde la mitad del nuevo milenio y que continúan teniendo gran importancia en la actualidad. Por lo tanto, la estructura urbana de Valley of Life está basada sobre tales nodos urbanos, espacios de convergencia en donde las comunidades se reúnen e intercambian ideas a través  de nuevos vínculos que abarcan el valle, y que simultaneamente provienen el programa necesario tal como cafés, puntos de reunión, asi como también nuevas caracteristicas hidraulicas que estimulen estos espacios.

Sin embargo, el reto en Beylikdüzü es contrarrestar un proceso de urbanización extremadamente rápido de un área previamente agrícola que se convirtió en una  densa ciudad de 300.000 en solamente un periodo de treinta años y por lo tanto dejando un valle aislado en medio de un ambiente de 3-NO’s: un no-lugar debido al estricto desarrollo económico que resulta en la falta general de identidad y de cultura, el valle como territorio de no-hombre (de nadie), un espacio sobrante e ignorado, y finalmente no-conectividad debido a la división del valle Beylikdüzü en distritos desconectados. Se propone una línea arterial como principio, a través de todo el valle como si fuera una columna vertebral – la línea de vinculación – la cual es un camino longitudinal y transversal que abre a plenitud el valle para la exploración, une las comunidades, y es el punto de partida a crear la esencia de la nueva vertiente de Valley of Life.



Dirección:

Related Projects