Edificio Garbí


Edificio Garbí

Este edificio que toma su nombre de un antiguo «Hostal-residencia» que existía en este lugar, adquiere, en base a su dimensión y presencia, una gran importancia en el frente del paseo del Mar y como fondo de la dársena portuaria.

El proyecto se estructura desde la sección.

Un único corredor con doble entrada da acceso a todas las viviendas. El fuerte desnivel de más de una planta de la calle Islas, en la fachada posterior del edificio, ayuda a acceder al corredor por la parte más alta con un pequeño desnivel.

En cuanto a las viviendas, unas se abren directamente al corredor mientras que a las restantes se accede mediante tres grupos de escaleras que conforman unos ensanchamientos del elemento conector.

El programa de las viviendas se desarrolla en tres medios niveles, como se ve en las plantas, salvo en el caso de las situadas en los niveles altos que recuperan el uso de las cubiertas disponiendo de pequeñas piscinas y unos estudios a doble altura sobre las salas de estar, así como un conjunto de terrazas escalonadas.

El proyecto se adapta a la geometría desigual e irregular del emplazamiento mediante unos pliegues de la fachada posterior hasta formar una brecha en la confluencia de las calles lateral y posterior. El muro se ofrece de esta manera casi como de cierre de la calle-patio, rematándose en su coronación con una logia de vidrio corrida y un juego de cubiertas escalonadas y quebradas que solucionan el tema de la altura reguladora máxima, así como la iluminación y ventilación de los espacios intermedios de las viviendas, permitiendo las visuales a través de las ventanas horizontales sobre la montaña y la ventilación cruzada de las estancias.

La fachada anterior del edificio recoge algunos precedentes del primer «edificio del Puerto», proyectado a final de los años setenta, como serían la horizontalidad como criterio compulsivo: las viviendas se ofrecen a modo de bandejas abiertas a las vistas y al paseo, asentándose sobre el zócalo de vidrio de la planta baja.

La lámina de vidrio que cierra las zonas de estar de las viviendas se va plegando, recogiendo y reflejando la luz de diferente manera conformando la doble fachada, mientras la piel exterior, formada por las barandas corridas y los toldos verticales, ayuda a conformar una fachada plana frente al paseo marítimo.

Otras variaciones respecto al primer proyecto citado serían las diferencias de altura de los antepechos o la libertad con que se solucionaría la planta baja, que recoge diversos programas como una galería de boutiques que se abre en abanico frente a la entrada del puerto, una charcutería de degustación y un bar a diferentes niveles que, gracias a la terraza exterior y a sus tres barras, ofrece diferentes opciones de ocio a lo largo del día y de la noche.

El edificio se construye con pilares apantallados y losas de hormigón, ladrillos de hormigón blanco (400 x 80 x 38 mm), persianas y carpintería de armar en la fachada posterior y metálica gris con grandes lunas de vidrio, que se acaba plegando poligonalmente en la fachada anterior.



Dirección:

Related Projects