ONG Centre Esplai


2000-2009 | España | ONG

ONG Centre Esplai

El proyecto CENTRE ESPLAI busca el equilibrio entre el edificio austero, funcional y práctico que resuelva el conjunto de necesidades, sin renunciar a un carácter simbólico y emblemático propio de un edificio institucional.
Los objetivos de la ONG que encargó el proyecto eran: “la materialización de la propia misión de la Fundación, que no es otra que la de impulsar la educación de niños y jóvenes en el ocio y promover el desarrollo asociativo, con voluntada transformadora y de inclusión social”.

Dada la heterogeneidad de los usos, el proyecto trata de definir una envolvente única que agrupe las diferentes partes de este complejo programa, ofreciendo al exterior una imagen unitaria y volumétrica que lo convierta en un referente urbano y cívico por su posición en el barrio generando espacio público y configurando un nuevo frente urbano.

El ahorro en el uso de recursos energéticos ha sido una guía fundamental en el desarrollo de la propuesta. El proyecto consigue un buen nivel en el campo de la arquitectura sostenible, considerado como un requerimiento necesario y creciente, dadas su orientación, su envolvente térmica y el resto de sus materiales e instalaciones.

Desde el punto de vista medioambiental y de la sostenibilidad, el planteamiento ha sido el de la aplicación de los parámetros ecoeficientes pasivos, generados por el propio diseño del edificio: óptima relación entre orientación/uso, ventilación natural, control de las radiaciones solares y pérdidas térmicas mediante medidas de control térmico como revestimientos modulares y registrables, cámara de aire en fachadas, vidrio doble y protección solar y parámetros ecoeficientes activos como son el de la red de saneamiento separativa y reutilización de aguas mediante circuito interno, uso de energías renovables, paneles solares térmicos para el suministro de agua caliente sanitaria, …

El protagonismo de la luz
El proyecto nace de la sección, unos planos inclinados hacia la ciudad, a veces ciegos o con oberturas, y que a la vez ayudan a construir la espacialidad interior, tanto en las oficinas como en los corredores del albergue, al tiempo que, con su geometría permite que la luz que entra desde las cubiertas se deslice y fluya hacia los niveles inferiores, permitiendo también la ventilación y extracción de aire o el cumplimiento de la CPI, exutorios.

Uno de los principales factores ambientales de los edificios es su relación con la mecánica solar y la integración de este fenómeno con las ganancias de luz natural por radiación difusa a través de los que se conocen como conductos de sol. Se trata de un sistema de iluminación natural que capta la luz del sol mediante cúpulas situadas en la cubierta del edifico y la transporta varios metros hacia el interior, utilizando un conducto altamente reflectante, lo que permite arrojar la luz ambiental a las planta interiores, iluminando espacios oscuros como los lavabos de las habitaciones y los pasillos de circulación de las oficinas. El resultado es un espacio interior que mantiene la conexión de los usuarios con el exterior y disfruta de todas las ventajas de la luz natural.

Sistemas pasivos y activos
Por la naturaleza de las habitaciones se ha buscado la solución que asegurara la máxima iluminación y que, a su vez, ofreciera una óptima protección solar.

La fachada de las habitaciones del albergue presenta unas aberturas acristaladas con carpintería de aluminio y con doble vidrio, protegidas del exterior por unos paneles a diferentes niveles que aseguran el confort suficiente.

El edificio dispone de una red de saneamiento separativa, con su correspondiente depósito de almacenamiento de agua para su reutiliazación.
Así mismo, se plantea la utilización de medidas de control del consumo de agua y energía por parte de los usuarios del albergue, disponiendo de mecanismos ahorradores de consumo de agua en los aparatos sanitarios (duchas, lavabos e inodoros).

De la misma manera, la instalación de placas solares en la cubierta asegurará un ahorro energético en la producción de agua caliente sanitaria. Se trata de un sistema de producción de ACS que utiliza para su funcionamiento una parte de la energía solar.

Control de la radiación solar
Uno de los principales factores ambientales de los edificios es su relación con la mecánica solar y a su vez, la integración de este fenómeno con las ganancias de luz natural por radiación difusa. Para el control solar, una de las mejores estrategias consiste en obtener la mayor cantidad de sombra sobre las fachadas del edificio, especialmente si se trata de superficies de vidrio. Dicho aspecto no solamente afecta al cálculo de potencia de aire acondicionado, sino además a la posibilidad de utilizar vidrios claros en los cerramientos, factor que favorece la transmisión lumínica de las fachadas hacia el interior.

El área de las oficinas de la Sede de la Fundació Catalana de l’Esplai queda al norte, protegidas del riesgo de calentamiento, lo cual redundará en una disminución notable de los costes de empleo del aire acondicionado. Por otro lado, es preciso proteger las fachadas sureste y suroeste de la incidencia solar directa en los meses más calurosos, razón por lo cual se construye una celosía que a su vez genera la característica imagen del edifico y consigue responder a las exigencias de visibilidad y representatividad.

Esta celosía se construye con perfiles de acero galvanizado que arrojan una sombra proporcional a su canto, generada por una profundidad y una separación en horizontal heterogénea.
Por otro lado, al edificio se le dota en su cara sur de una fachada-filtro. En especial se ha buscado la generación de sombras como medio para el control climático.

Al edificio se accede desde las fachadas norte y sur, donde un espacio de recepción diáfano conecta en la planta baja la entrada al salón de actos, las aulas de formación, la biblioteca, la sala de estar, la ludoteca y el comedor del albergue. Aunque el edifico cuenta con diversos ascensores de bajo consumo, el acceso a las plantas también es posible a través de las escaleras dispuestas junto a la fachada sur, que desempeñan un papel importante en el proyecto, jalonadas por grandes ventanales de climalit entre unas costillas que tamizan la abundante entrada de luz solar. Sobre dichos ventanales, unas ventanas abatibles permiten la ventilación de todo el hueco de la escalera ayudadas por unos exutorios en el techo, que a su vez suavizan los efectos de la incidencia del sol sobre la fachada sur en cada planta.

Los materiales
El cerramiento general del edificio consiste en una fachada ventilada que se compone de un revestimiento exterior de paneles de Swisspearl (procedentes de materiales reciclados), cámara ventilada, aislamiento térmico de poliuretano proyectado y un paramento interior de placas de cartón yeso.



Dirección:

Related Projects