Casas en un Bosque


Casas en un Bosque

Trece años después de haber proyectado un conjunto residencial en Sant Just Desvern me encuentro con el mismo emplazamiento y un programa similar, otro conjunto de viviendas, pero con largos años de experiencia profesional entre ambas actuaciones.

Analizando hoy, el proyecto realizado al principio de la década de los setenta observo complacido cómo aquellos edificios escalonados contra la pendiente de la montaña, que fueron proyectados con la vista puesta en Coderch, para mí el último gran maestro, y que fueron construidos con ladrillo manual, madera de melis y espectaculares chimeneas de hierro negro que surgen entre los pinos, aguantan bien el paso del tiempo.

Las plantas, que han ido cubriendo las fachadas escalonadas como una prolongación del jardín, unido a la nobleza de los materiales empleados, han contribuido a ese buen permanecer en el tiempo.

El nuevo proyecto consistía en ubicar en el bosque contiguo dos grupos de edificación, dejando una masa arbórea entre ellos, adaptando todo el conjunto a la fuerte pendiente del terreno, con un único acceso en la cota más baja de la finca y siguiendo en líneas generales la pauta marcada en la primer intervención.

En la parte inferior de la finca se sitúan seis viviendas adosadas con jardines privados y desarrollados en tres plantas de altura.
En el proyecto de este grupo de viviendas se han tenido en cuenta fundamentalmente dos aspectos : el primero que tiene que ver con su formalización e imagen exterior y el segundo con la organización interior y su proposición tipológica.

Respecto a lo primero se ha tratado el conjunto de las seis casas en hilera como un único edificio y no individualizando cada vivienda. Para ello la construcción de las fachadas se ha llevado a término de una manera unitaria, componiéndolas en una alternancia de huecos y macizos y otorgando una singular importancia a las fachadas laterales, en especial a la que da acceso al conjunto en el costado de poniente, consistente en un muro plegado de ladrillo que juega con la luz y las sombras.

Las grandes aberturas de la fachada anterior aparecen entre los pintos, relacionando la casa conel jardín privado, permitiendo las visuales largas sobre otros antiguos jardines y el mar.

Las aberturas de la fachada posterior se cierran sobre el bosque y un conjunto de muros esclonados de piedra que construyen el jardín en pendiente.

La gran cubierta unitario y la barbacana en voladizo corrida ayudan a acentuar esta idea de edificio compacto y unitario.
En cuanto el segundo aspecto que se ha tenido en cuenta al proyectar estas viviendas ha sido el de su organización interna. No dejándola como habitualmente sucede al uso de varias plantas conectadas por una escalera central, sino que mediante un juego de tres escaleras cruzadas, que recorren longitudinalmente y transversalmente la vivienda apoyándose en espacios a doble altura, va conectando y relacionando las distintas zonas de la casa logrando una mayor riqueza espacial y de luz en el interior.
Asimismo el juego del doble espacio permite privatizar el uso de los jardines individuales al eliminar las vistas sobre los jardines contiguos.

En cuanto al programa, en los dos niveles inferiores se sitúan el garaje, servicios, cocina-comedor y salas de estar, y en los niveles altos los dormitorios y un espacio polivalente bajo la cubierta.
El juego de escaleras y los espacios a doble altura ha posibilitado diversas variantes de distribución interior.

En la parte alta de la finca, ya en la carena de la montaña, se sitúa un pequeño edificio de tres plantas de unos 300 m2 cada una, entre un bosque de pinos y algarrobos.

El acceso a este edificio se efectúa bien a través de un túnel bajo el jardín, que conduce a la planta de aparcamiento y servicios comunitarios, o bien a través del jardín, por un pequeño sendero junto a un muro de piedra flanqueado por mangnolios y adelfas que conduce hasta el cuerpo cilíndrico de entrada.

Los aspectos que ha prevalecido al proyectar este edificio han sido :

1) Lograr una buena relación entre las contexto para lo cual las aberturas van adoptando soluciones diferentes en función del uso y de las condiciones del entorno. Así las grandes terrazas, con marquesinas y pérgolas de la fachada sur, sobre las que dan las salas de estar, la torre de vidrio en esquina desde donde se visualizan unos antiguos jardines, la abertura a modo de gran ventana que agrupa la de los dormitorios de los niños sobre el jardín posterior, el muro cortina de la biblioteca sobre el bosque, la ventana a sangre del final del corredor, la ventanitas pautadas de la zona de servicio o las brechas abiertas entre los muros sobre visuales específicas. Todas ellas contribuyen a conseguir una buena relación de las diferentes zonas con el espacio exterior.

2) Conseguir una organización compleja desde la simplicidad del trazado de la planta de la vivienda, en la que los espacios se van solapando con fluidez siguiendo el orden de la estructura.

3) Enfatizar la construcción en base a láminas de cierre de ladrillo, manual, qiu al interrumpirse permiten radiografiar la construcción mixta de pilares metálicos y losas de hormigón con aspectos parciales como la utilización de nudos rígidos, articulados, de apoyo simple o en voladizo en el gran apeo de la fachada delantera.

4) Finalmente, la utilización de materiales nobles como la piedra de nicorella propia del lugar, los ladrillos manuales “mahonets”, el hormigón visto, la madera de teka, el acero y el vidrio deberán contribuir a l grar la deseada integración en el contexto y a ese buen permanecer en el tiempo del que hablaba al principio.



Dirección:

Related Projects